Reciclarte 2018: Pura música latinoamericana en el Anfiteatro

La Vela Puerca | Reciclarte Anfiteatro 2018

Reciclarte ya se consolidó como sinónimo de cuidado al medio ambiente, de recuperación y de fuertes causas sociales. Una vez más, de la mano de Pilsen y G5pro, y con la puntualidad al estilo suizo que ya nos esbozó el mismo festival el año anterior, el Anfiteatro José Asunción Flores de San Bernardino daba así su grito de vida a las 15:00 horas del sábado. Lo mejor de la música del país y esta zona del continente se daba cita, mientras el clima se iba prestando a la par de dejar de amenazar con nubes grises y un flamante sol iluminaba cada escalón del lugar.

La siega roots subía a escena para ambientar la calurosa jornada con buenas dosis de reggae, mientras las primeras centenas de personas iban llegando, de a poco, al lugar.  Con el hielo ya roto, llegó el turno para Antenna, quienes agradecidos por el privilegio de presentarse por primera vez en el gigante de San Bernardino, fueron los responsables de elevar la adrenalina al ritmo de sus temas más populares, con gran receptividad de la audiencia.

Con la posterior presentación de La Nuestra que – como ya tiene a su público acostumbrado – puso a bailar al ritmo de la mejor (y más excéntrica) fusión de rock, cumbia, pop y reggae, llegó una de las primeras sorpresas de la noche: El broche de oro, Pegaría, fue acompañado por la laureada cantante nacional Lizza Bogado, quien entre aplausos  y gritos se hizo presente en representación clara a las mujeres artistas de nuestro país. Las ovaciones se redoblaron al verla.

El siguiente momento de la jornada dotó de una gran dosis de emotividad a los presentes: Ripe Banana Skins – una de las bandas SKA insignia de nuestrio país de  inicios de los ’00 – volvía a encontrarse con un multitudinario público luego de años de inactividad y posteriores presentaciones íntimas en bares o eventos pequeños. Al son de «Culo de Mono», «Sabés luego vos», «Estás vivo» y muchos éxitos más fueron aclamados por un público que quedó pidiendo otra. Una nueva sorpresa femenina fue parte del show de la banda, invitando a dos artistas que a ritmo del rap denunciaron la desigualdad contra la mujer y propulsaron la equidad de género de manera más que emotiva y contagiante.

La noche empezaba a caer, y llegó el momento de ponerse internacional. Un impecable Cuarteto de Nos se hacía presente en el escenario al grito de los fans que – para ese entonces – ya superaban las 10.000 almas presentes. Invierno del 92, No llora, Me amo, Yendo a la Casa de Damian y Apocalipsis Zombie fueron solo algunas de las muestras que los Uruguayos con más de 34 años de carrera prepararon para su despliegue escénico, acompañado de ilustraciones y animaciones visuales. Casi una hora de show después, se despidieron, aun cuando la afición coreaba «otra». ¿La sorpresa? Nada más y nada menos que Miki González (de Villagrán Bolaños) sumaba un par de líneas de voz a la interpretación de «Me amo».

Y luego de ese preludio, finalmente,  llegó el turno de Villagrán Bolaños. Los muchachos se encargaron de levantar los decíbeles y convertir al José Asunción Flores en un escenario más que festivo. La cerecita del postre fue, además, una excelsa presentación conjunta con parte de La Orquesta de Instrumentos Reciclados, quienes serán los beneficiarios directos de gran parte de la recaudación del festival, pues la misma será donada para la confección y reparación de instrumentos. En cuanto a Villagrán, los infaltables hits de sus discos La fiesta del Caos, El Ritmo Subtropical y Sonidos Siderales enfervercieron a una multitud que los coreó hasta quedar sin aliento. Iniciando con Vibración, pasando por Sonrisa, Señorita, Reguestone, Se vienen los Zombies y varios temas más, se despidieron a pura energía al son de Ritmo Subtropical.

Una nueva dosis rioplatense llegó entonces, cuando otro de los platos fuertes internacionales decía presente. Las Pastillas del Abuelo se presentaron por quinta vez en Paraguay y ofrecieron una amalgama con prominencia de los más recientes temas publicados en Paradojas. Éxitos como Rompecabezas de amor, Absolutismos, Inercia y otros más fueron la nota cúspide de su performance.

Los motores a fondo levantaron vuelo una vez más acto seguido, cuando FLOU y lo mejor de su trabajos discográficos de los últimos 20 años aparecieron en el set. La energía se sintió hasta el último centímetro del José Asunción Flores que vibró al ritmo de Delirio, Sueño en complicidad, Ansias y varios más… hasta que «a pedido del público» (aunque sabemos que siempre se lo tienen guardado) todo se vino abajo al son de A tu lado, tema con el que se despidieron definitivamente.

Sin dudas, uno de los pocos puntos agrios de la noche fue la baja de Juan Cancio Barreto. Tras el anuncio realizado por la organización, las voces clamaban por el maestro que – lastimosamente- por motivos de salud tuvo que decir no, a últimas horas. Sin embargo, un as de primer nivel se tenía G5Pro bajo la manga al presentar sorpresivamente en ese espacio a Nestorló y los Caminantes, la ya icónica banda fusión de polka nacional que bien fiel a lo nuestro pero de fresco estilo, marcó imponente presencia con la interpretación de Mamama (su emotiva guarania para las abuelas) y Niño Cautivo (una denuncia social ante la situación de niños de la calle).

Luego, lo que quedaba de aire en los pulmones, desapareció por completo. Con Revolber FX en escena entonando la icónica Astronauta Casero la fiebre se desató por completo. Patrick no tardó en comprarse al público al sumarse a la denuncia de desigualdad de géneros y renovar el compromiso de la banda hacia la erradicación de la violencia contra la mujer: «Sepan las chicas, ya sufrieron demasiado ustedes. Ahora ya se termina toda esa mierda» se le oyó decir ante el grito de aceptación de las ya 15.000 almas expectantes. Con 7 hermanos y un misil, KKTo, El Solo, algunas dificultades técnicas interín, y el cierre al ritmo de Jahapá, podíamos ver a un Anfiteatro soltar las últimas energías que le quedaban tras casi  7 horas de show en lo que sería el cierre de participaciones nacionales en el Reciclarte 2018.

Y el punto culmen de la noche, llegó luego de la mano de La vela puerca. «La banda amiga» se encargó de unir los puntos que faltaban para cerrar un círculo musical colmado con lo mejor del talento latinoamericano de este estilo. Uno de los temas más esperados, José Sabía, logró incluso robar algunas lágrimas a los presentes.

La noche ya alcanzaba altas horas de la madrugada y el José Asunción Flores, de a poco, iba volviendo a recuperar su silencio habitual. Silencio que, más de uno, esperamos vuelva a romperse con tanta calidad  – al menos – una vez al año-

Comentá
0
Sobre Luz Brizuela 126 artículos
Me gusta tanto escribir que lo hago por todos lados (?) | Lic. en Ciencias de la Comunicación | Olimpista | Petlover | Salesiana. "Just one chance, just one breath"

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.